Nuestro Credo

La Biblia. Creemos que la Biblia es la palabra de Dios inspirada, infalible e inmutable, desde Génesis hasta Apocalipsis (2 Timoteo 3:16).

Un Dios en tres personas. Creemos en Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo, y que los tres son uno (1 Juan 5:7).

La deidad de Jesucristo. Creemos que Jesucristo es el Unigénito Hijo de Dios, nacido de una mujer virgen; que fue crucificado, murió y resucito al tercer día; ascendió a los cielos y ahora está sentado a la diestra de Dios Padre (Isaías 7:14, Lucas 1:30-35; Hechos 2:25-36)

La salvación. Creemos que la salvación se obtiene por medio del arrepentimiento y la confesión de pecados; es dada por gracia divina; (no por gracia divina) y se recibe por la fe en Cristo Jesús, pues  Él es el único mediador entre Dios y los hombres (Hechos 4:11-12; Efesios 2:8; 1 Timoteo 2:5)

La resurrección de los muertos y la vida eterna. Creemos en la segunda venida de Cristo por su pueblo, que todos los muertos resucitaran (salvos y no salvos); que los cristianos que estén vivos serán arrebatados por Jesús, y que todos pasaran por el juicio de Dios. Los creyentes tendrán vida eterna con Jesús y comparecerán ante el tribunal de Cristo, mientras que los incrédulos resucitaran para condenación eterna y serán juzgados en el Gran Trono Blanco de Dios (Daniel 12:1-2; 1 Tesalonicenses 4:13-17; Romanos 14:10; Apocalipsis 20:11-15)

La santificación. Creemos en la santificación como una obra hecha instantáneamente en el espíritu, pero que, también, debe ser desarrollada progresivamente en el alma y en el cuerpo de todo hijo de Dios (Hebreos 12:14; Romanos 6:19-22).

Bautismo

  • Creemos en el bautismo en el cuerpo de Cristo, por el cual la persona acepta a Jesús, tiene un nuevo nacimiento y pasa a formar parte del cuerpo de Cristo y de su vida eterna (1 Corintios 12:27).
  • Creemos en el bautismo en aguas, como símbolo de identificación con la muerte al pecado y con la resurrección de Jesús para vida eterna (Romanos 6:4).
  • Creemos en el bautismo del Espíritu Santo, con la evidencia de hablar en otras lenguas, y que a través de este bautismo se recibe el poder para ser testigo de Jesús por todo el mundo (Hechos 1:8; Hechos 2:4).

La imposición de manos. Creemos que esta es una de las maneras de transmitir bendición, sanidad y poder de Dios, de un ser humano a otro (Hechos 8:15-17; 1Timoteo 4:14; 2Timoteo 1:6).

 Los cincos ministerios. Creemos en los cinco ministerios de Efesios 4:11 como los dones dados por Dios al cuerpo de Cristo (Efesios 4:11-12).

Los ministerios gubernamentales. Creemos que el apóstol y el profeta son ministerios gubernamentales que establecen el fundamento y la doctrina bíblica de la iglesia (Efesios 2:20; 3:5)

El gobierno apostólico. Creemos en establecer el gobierno apostólico en la iglesia local, con un apóstol como cabeza, un profeta como parte del gobierno, ministros y ancianos (Efesios 4:11 y Hechos 14:23)

El Reino de Dios. Creemos en el Reino de Dios como gobierno y en la persona de Jesús como Rey como dos verdades absolutas y máximas (Juan 3:3; Hechos 8:12; Romanos 5:17; Hebreos 12:28)

El poder sanador y libertador del Reino. Creemos en el poder del Reino para sanar a todos los enfermos, echar fuera demonios y hacer milagros, maravillas, señales y prodigios  (Marcos 1:32-34; Juan 14:132; Mateo 12:28)

La fe. Creemos que sin fe es imposible vivir una vida agradable a Dios, y que por ella se heredan las promesas ( Hebreos 6:12; 11:6).

Predicar el evangelio. Creemos en expandir el evangelio del Reino de forma local, nacional y mundial, por todos los medios disponibles (Mateo 24:14).

 

pastores